...

Activar la navegación de nuevo para iniciar Google Maps.

Lidiar con el desplazamiento al trabajo.

Spaces bike for coping with the commute

Todos nos hemos desplazado al trabajo en algún momento. Ya sea en coche, en transporte público, en bicicleta o incluso a pie, todos los métodos de transporte tienen puntos positivos y negativos.  Pregúntale a cualquiera que haya tenido que hacerlo dos horas al día durante unos años y te dirá que finalmente aprendió a aceptarlo como parte de su rutina. Eso demuestra que aprendemos a adaptarnos al trayecto de trabajo. A continuación te mostramos algunos puntos clave que debes recordar si te cuesta lidiar con esto.

Coches rápidos y tráfico lento

Ir al trabajo en coche es probablemente el método de transporte más solitario cuando se va solo, pero no tiene por qué ser algo malo.  Si eres un lobo solitario, haz de la soledad tu punto fuerte. Conviértelo en un momento de reflexión que te permita recargar tu energía.  O bien sube el volumen de la radio a tope y canta tan fuerte como puedas. Una pequeña sesión privada de canto puede ser una forma muy positiva de aliviar tensiones, en lugar de sacarlo en forma de ansiedad. Si no te gusta conducir solo, puedes compartir vehículo para ir al trabajo.

Aparte de la soledad, conducir al trabajo va fatal para el medioambiente. Sin embargo, conducir un coche eléctrico es algo mejor, como ir en tren o compartir vehículo. Aun así, las demás desventajas son bastante comunes para todo el mundo y para todos los tipos de conductor. La peor de todas es, sin ninguna duda, los atascos. Ocurren cada día, alrededor de cualquier gran ciudad o centro empresarial, y estos enormes retrasos pueden fastidiarte el día. No hay nada que puedas hacer para evitarlos, a menos que conozcas un atajo (pero si hubiera realmente un atajo, elegirías esa carretera de todas formas). Pero no, no existe la opción de conducir para evitar los atascos. Aparte de los momentos y las situaciones incómodas con las que te encuentras al conducir, no es siempre el trayecto lo que te puede desanimar: el destino puede ser igual de malo. Cuando tienes problemas para encontrar una plaza de aparcamiento y la mejor opción que tienes es una plaza de aparcamiento de pago a unos 20 minutos, es muy probable que llegues tarde a esa reunión tan importante. Lidiar con las desventajas no siempre es fácil, pero al menos el coche te proporciona una sensación de independencia que no ofrecen los retrasos en tren. Es a esa sensación de independencia a la que debes aferrarte cuando te vuelvas a quedar atascado en el tráfico. Y cuenta hasta diez.

Autobuses llenos y trenes descuidados

Ir en tren, metro o autobús puede estar muy bien a veces, siempre que los horarios se cumplan, puedas encontrar un asiento y todo esté limpio para que te sientas cómodo. Al ir en transporte público al trabajo, es importante recordar siempre los puntos positivos. Especialmente cuando estás agotado tras un duro día de trabajo, sentarte y relajarte te puede dar una sensación de libertad. Todo lo que tienes que hacer es acomodarte y quitarte el estrés de encima. O cuando necesitas algo de tiempo para consultar tu correo electrónico, actualizar las redes sociales o leer el periódico con algo de música de fondo. El transporte público es ideal para eso. Es el momento y el lugar para desconectar completamente durante un rato.

Evidentemente, para eso necesitas poder desconectar, que no siempre es fácil. Gente que habla fuerte, climatización nefasta, olores inexplicables… todo eso puede contribuir a una mala experiencia de trayecto a casa o al trabajo. Pero sigue siendo mejor que cuando es realmente horrible. A nadie le gusta esperar un tren que siempre va con retraso en pleno invierno, o estar de pie en un compartimento abarrotado como en una lata de sardinas. Esto puede acabar con la paciencia de cualquiera. Aun así, lo mejor es aprender a aceptar que esto puede ocurrir. Y no eres la única persona que lo sufre: a los demás también les ocurre. Una buena conversación puede convertir una mala situación en una tolerable.

Camina

Si vives cerca de tu trabajo, te ha tocado el premio gordo. No hay nada como ir en bicicleta o a pie. Es bueno para la salud, pero también lo es para el medioambiente. Desafortunadamente, no es oro todo lo que reluce. Es la opción que más depende del tiempo. A nadie le gusta ir bajo la lluvia cargando un portátil en la espalda, o caminar durante mucho tiempo en una tormenta de nieve o una ola de calor. Aun así, si tienes la suerte de poder ir andando o en bicicleta al trabajo, hazlo. Es un lujo que no todo el mundo se puede permitir.

No podemos evitar que te desplaces, pero podemos hacer que el trayecto sea lo más corto posible. Y es por eso que trabajamos continuamente para ofrecer más centros de Spaces en todo el mundo. ¿Quieres encontrar tu centro más cercano? Consulta nuestra página de ubicaciones aquí. 

Share this article
Apertura de nuevos centros Spaces en febrero de 2019: desde Miami Beach hasta el ajetreo de Bombay Read now Apertura de nuevos centros Spaces en febrero de 2019: desde Miami Beach hasta el ajetreo de Bombay