Encuentra una ubicación
...

Activar la navegación de nuevo para iniciar Google Maps.

¿Tienes lo que se necesita para trabajar fuera de la oficina?

Cada vez más empresas se dan cuenta de que la flexibilidad en el espacio de trabajo puede estimular la productividad de los empleados. Está quedando atrás la época en la que trabajar fuera de la oficina era visto como una amenaza. Sin embargo, decidir dónde y cuándo deseas trabajar no siempre funciona para todo el mundo.

¿Por qué elegir el trabajo flexible? Si tu empresa te da la oportunidad de decidir de vez en cuando dónde quieres trabajar, es porque creen que eso mejorará tu productividad. Al limitar tus traslados tendrás más tiempo para trabajar y más energía. Ese tiempo y energía los puedes aprovechar para trabajar. Tiene sentido, ¿cierto?

El trabajo flexible se traduce en libertad, pero requiere de mucha disciplina. Empieza desde escoger el lugar donde quieres trabajar. Trabajar en el hogar suena muy bien, pero uno debe considerar algunas alternativas. Si te dan la opción de trabajar con flexibilidad, sería prudente que tuvieras en cuenta lo siguiente:

  1. Encontrar un balance entre tus deseos y los de tu patrón.

¿Qué tareas debo realizar en la oficina y cuáles puedo realizar en cualquier otro lugar? Platícalo con tu supervisor y asegúrate de que esté consciente de la diferencia. Si manejas bien esa distinción, puedes hacer que tu día de trabajo flexible sea muy provechoso.

  1. Asegúrate de estar siempre disponible.

Asegúrate de que tus colegas estén conscientes de que te pueden contactar con la misma facilidad estando en o fuera de la oficina. La tecnología moderna hace que sea muy fácil mantenerse en contacto. Habla con tus compañeros de trabajo y ponte de acuerdo sobre qué medios van a utilizar: correo electrónico, WhatsApp, Skype o Google Hangouts.

  1. Conoce tus preferencias.

Tú sabes muy bien lo que tus supervisores y compañeros de trabajo esperan de ti, pero ¿qué tan bien conoces lo que mejor funciona para ti? ¿Prefieres trabajar en casa, en una biblioteca o desde una cafetería? ¿O mejor una oficina compartida o espacio de coworking? Cualquiera que sea tu elección, es muy importante que mantengas tus días bien estructurados.

  1. Reconoce qué te funciona y qué no.

Tras un largo día de trabajo en casa, ¿has reorganizado todos tus libros por colores? ¿Te has dado cuenta de que sólo te dedicas a subir fotos de los cafés que te tomas? Este tipo de comportamientos son maneras de evadir el trabajo, intenta reconocer esos síntomas cuando sucedan. Y asegúrate de encontrar un remedio. Por ejemplo, puedes conseguir programas especiales que bloquean las redes sociales o encontrar un compañero que trabaje a tu lado. Preferiblemente alguien experimentado en esto del trabajo flexible. Puesto que el trabajo flexible exige mucha disciplina, date un periodo de tiempo para acostumbrarte y encontrar la mejor manera de trabajar fuera de la oficina sin perder la productividad.

¿Te interesa probar el trabajo flexible en uno de nuestros Centros de Negocios? Contáctanos para obtener un día de prueba sin costo en cualquiera de nuestros Spaces a nivel mundial.

Share this