Encuentra una ubicación
...

Activar la navegación de nuevo para iniciar Google Maps.

Productividad vs Creatividad

Hay una constante tensión entre productividad y creatividad. La productividad es medible, la creatividad no. Ser productivo requiere de una planeación eficiente y efectiva de tu día de trabajo. Mientras que, para emprender un trabajo creativo, uno debe abandonar el trabajo sistematizado. ¿Cómo pueden entonces, tanto patrones como empleados, resolver juntos este dilema?

Cantidad en conocimiento, calidad en el trabajo

La base de la creatividad es el conocimiento. ¿Cómo aplicar el conocimiento de una nueva manera? Para lograr pensar de forma original, uno debe primero obtener conocimientos que estén fuera de esos límites. En el trabajo creativo ningún dato es irrelevante. Para ser creativo en momentos clave debes tener una amplia base de conocimientos.

El gran dilema

Hoy en día todas las empresas necesitan innovar para poder existir. Para poder innovar, se requiere tanto de conocimiento como de creatividad. El problema es que las actividades que promueven ese conocimiento y creatividad, así como el tiempo y espacio que requieren, no siempre son medibles. Entonces, ¿cómo es posible que las empresas que buscan promover la creatividad sigan evaluando a sus empleados de acuerdo a criterios cuantificables, tales como la productividad?

¿Transpiración o inspiración?

No nos engañemos. La mayoría seguimos pensado que trabajar diez horas seguidas contestando correos electrónicos o haciendo llamadas es más productivo que tomarse una pausa, concentrarse o tomarse la tarde libre.

La manera como definimos un día de trabajo productivo sigue siendo una larga lista de tareas realizadas exitosamente.

Sin embargo, ser libre para planear tu tiempo durante la jornada de trabajo puede ayudarte a realizar contribuciones más valiosas. Pruébalo de vez en cuando.  Empieza el día dedicándote a las tareas más importantes y llévalas a cabo. Luego usa el tiempo restante para ampliar tu horizonte. La necesidad de innovar nos exige una mayor confianza en la relación entre patrones y empleados.

Así que, ¿cuándo piensas que has demostrado tu valor a la empresa?, ¿cuando eres productivo o creativo?

Share this